Más imágenes

Ostras Súper Especiales

Detalles:

La ostra es el marisco más consumido y cotizado en el mercado mundial. Ya los romanos conocían el valor gastronómico de este majar de dioses.
La mayoría de las ostras que se consumen en el mercado proceden del cultivo, de lo contrario su consumo sería muy restringido, debido a la escasez y el precio de las ostras salvajes.
Las diferencias entre unos y otros ejemplares radica en las técnicas utilizadasu de los nutirntes, temperatura y calidad de las aguas de la zona de cultivo.
En el norte de Galicia se cultivan las ostras en bateas, a la manera tradicional y depuradas con cuidado para que lleguen a nuestras mesas de manera excelente.
La manera de degustar completamente una ostra es tomándola cruda, sin acompañamiento de ninguna clase. En España lo más común es que las ostras se tomen con unas gotas de limón, con lo que se puede comprobar la frescura de la ostra, ya que se no se contrae es que está muerta y es mejor desecharla. En cualquier caso, el limón debe echarse justo en el momento de la degustación para impedir que el molusco se cueza. Los franceses en cambio, prefieren acompañar las ostras de vinagretas con chalota o de pan con mantequilla. Cualquier aliño que se utilice debe permitir una perfecta degustación y no tapar el sabor del molusco o romperse en la boca, y sin cambiar la textura de la carne.

De: 31,56 €

Para: 228,81 €

Precio según configuración: 0,00 €

* Campos Requeridos

Precio según configuración: 0,00 €

Detalles

ELABORACIÓN:

Las ostras son un bocado tan exquisito y delicado que no requieren de aderezos para prepararlas y servirlas en nuestra mesa.
Lo primero que tenemos que hacer para prepararlas es limpiarlas bajo el agua del grifo frotándolas con un cepillo de cocina para eliminar todos los restos que puedan tener sus vulvas. Es importante desechar las otras que puedan estar rotas o abiertas, ya que para consumir este manjar con todas las garantías deben de estar vivas.
Una vez limpias procedemos a abrirlas cogiéndolas con un paño limpio doblado o con un guante resistente para protegernos la mano, y con la parte cóncava de la ostra (la más abultada) hacia abajo. Con un cuchillo de ostras o cualquiera resistente y de hoja corta en la mano diestra, buscaremos en la parte derecha, hacia la mitad delantera de la ostra, la separación de ambas vulvas y se introduce el cuchillo con cuidado, sin ejercer mucha fuerza apoyando el filo en la vulva superior para cortar el músculo que las une para poder separar las vulvas. Ya con la ostra abierta y separada la vulva superior, se procede a cortar con cuidado el músculo que la une con la concha inferior para que quede suelta.
Una vez abierta la ostra y suelta, se limpian las posibles esquirlas que se pueden producir al abrirlas y se desecha la primera agua que ha soltado ya que posteriormente la propia ostra volverá a soltar un agua nueva que degustaremos junto al delicioso bocado.
Una manera de servirlas en la mesa es colocándolas sobre una bandeja con hielo picado y añadiendo trozos de limón que exprimiremos sobre cada ostra justo antes de meterla en la boca. Hay comensales que les gusta saborearlas añadiendo unas escamas de sal maldón y algo de pimienta molida.

Informacin

Marca Mansión Gourmet
D.O./Origen Galicia
Elaboración Las ostras son un bocado tan exquisito y delicado que no requieren de aderezos para prepararlas y servirlas en nuestra mesa.
Lo primero que tenemos que hacer para prepararlas es limpiarlas bajo el agua del grifo frotándolas con un cepillo de cocina para eliminar todos los restos que puedan tener sus vulvas. Es importante desechar las otras que puedan estar rotas o abiertas, ya que para consumir este manjar con todas las garantías deben de estar vivas.
Una vez limpias procedemos a abrirlas cogiéndolas con un paño limpio doblado o con un guante resistente para protegernos la mano, y con la parte cóncava de la ostra (la más abultada) hacia abajo. Con un cuchillo de ostras o cualquiera resistente y de hoja corta en la mano diestra, buscaremos en la parte derecha, hacia la mitad delantera de la ostra, la separación de ambas vulvas y se introduce el cuchillo con cuidado, sin ejercer mucha fuerza apoyando el filo en la vulva superior para cortar el músculo que las une para poder separar las vulvas. Ya con la ostra abierta y separada la vulva superior, se procede a cortar con cuidado el músculo que la une con la concha inferior para que quede suelta.
Una vez abierta la ostra y suelta, se limpian las posibles esquirlas que se pueden producir al abrirlas y se desecha la primera agua que ha soltado ya que posteriormente la propia ostra volverá a soltar un agua nueva que degustaremos junto al delicioso bocado.
Una manera de servirlas en la mesa es colocándolas sobre una bandeja con hielo picado y añadiendo trozos de limón que exprimiremos sobre cada ostra justo antes de meterla en la boca. Hay comensales que les gusta saborearlas añadiendo unas escamas de sal maldón y algo de pimienta molida.